Agricultura del futuro: de los cultivos submarinos a los espaciales

  • Por Martina Olivieri
    • 11 Dec 2023
    • read
  • Twitter
  • Linkedin
cultivos submarinos a los espaciales

Crecer donde no creíamos que fuera posible ya es hoy una realidad. Y no, no estamos hablando de ciencia ficción.

Si la agricultura subterránea ya no es una novedad -ejemplos conocidos son el cultivo de albahaca en el subsuelo de Nápoles a 35 metros de profundidad o el cultivo londinense en un búnker subterráneo de la Segunda Guerra Mundial-, ahora son las soluciones bajo el agua y en órbita las que están creando un nuevo asombro.

🔷 El éxito de la agricultura hipogénica en el mejor huerto submarino del mundo.

Nemo’s Garden, situado en la costa de Génova, Italia, es un hito único de agricultura eficiente bajo el nivel del mar.

Todo empezó en 2012 con el primer invernadero, una burbuja de plástico colocada a entre 6 y 10 metros bajo el agua y sujeta al lecho marino. El funcionamiento de las burbujas es bastante sencillo. La luz solar se filtra a través de la estructura, provocando la evaporación del agua del interior, que se condensa, perdiendo las sales del interior, y puede canalizarse para proporcionar nutrientes a los cultivos.

De este modo, el sistema es predominantemente autosuficiente, salvo por la energía necesaria para mantener la temperatura interna óptima y alimentar lámparas artificiales para compensar los periodos de luz natural insuficiente, que en cualquier caso se produce fácilmente mediante paneles solares colocados en la superficie en boyas flotantes.

Desde 2012, los resultados han sido excepcionales. A partir del cultivo de albahaca solamente, han cultivado con éxito tomates, judías, guisantes, diversas hierbas e incluso flores. Hasta la fecha hay nueve esferas sumergidas, y cada esfera permite cultivar entre 70 y 100 plantas.

El proyecto ha intrigado a varias empresas de todo el mundo, que han empezado a experimentar con proyectos similares en distintos cultivos, así como a compañías farmacéuticas intrigadas por la posibilidad de empezar a cultivar hierbas medicinales en sistemas similares.

cultivos submarinos a los espaciales

🔷 Agricultura espacial: la agricultura en órbita es posible.

Del mar al cielo, otro tipo de cultivo alternativo y extremadamente innovador puede ser posible en el espacio.

Hasta la fecha, el reto ha consistido en crear sistemas de cultivo eficaces en estaciones espaciales, al servicio de astronautas en misiones de larga duración, fuera del planeta Tierra. El ambicioso reto del mañana es probar el cultivo en otros planetas, en condiciones aún desconocidas para nosotros.

Hay diferentes proyectos que se han puesto manos a la obra, cómo el Green Moon Project, un equipo de investigación multidisciplinar español que estudia la posibilidad de cultivar plantas en la Luna. El equipo fue fundado en 2016 por tres estudiantes de Málaga, y desde entonces ha crecido hasta incluir a investigadores de diversos campos, como la ingeniería, la biología y la geología.

Este equipo ha sido capaz de desarrollar un prototipo de cámara de crecimiento que puede utilizarse para cultivar plantas en el entorno lunar. La cámara está diseñada para proteger a las plantas de las duras condiciones de la Luna, como el vacío, la radiación y las temperaturas extremas.

La investigación está ayudando a la posibilidad de que los seres humanos puedan cultivar en la Luna. Contribuyendo en el campo de la astrobiología, facilitando la comprensión del desarrollo de las plantas en otros entornos e identificación de posibles hábitats para la vida en otros planetas.

El Green Moon Project es un esfuerzo pionero que está ayudando a allanar el camino para la sostenibilidad de la exploración humana y la habitabilidad en el Espacio.

cultivos submarinos a los espaciales

🔷 Pros y Contras de los nuevos retos.

Estas aplicaciones puede traer tanto ventajas como inconvenientes.

Una ventaja indudable, y la razón por la que hemos llegado a desarrollar estos sistemas, es hacer más sostenible este tipo de cultivo. Como hemos visto, se trata de hecho de modos de cultivo que tienen la capacidad de ser autosuficientes y eficientes, y que pueden combinarse con sistemas de producción de energía renovable.

Una segunda ventaja es ofrecer continuamente nuevas soluciones a la agricultura tradicional, especialmente a la luz del cambio climático que está afectando al sector y pasando factura a la tierra. También está ligada a esto la necesidad de abordar el problema del enorme espacio agrícola que requieren los cultivos y la cada vez mayor demanda mundial de alimentos.

Los estudios también han demostrado que este tipo de cultivo no requiere el uso de pesticidas, ya que no hay presencia de patógenos en los ambientes implicados en el crecimiento de las plantas, y que estas tienen mejores niveles nutricionales y propiedades antioxidantes que las plantas de la agricultura tradicional.

Centrándonos en las desventajas registradas hasta la fecha, en primer lugar, es la imposibilidad, por el momento, de ensayar grandes cultivos como el maíz y el trigo, ya que no se han ideado un entorno y unas condiciones lo suficientemente grandes como para permitir el crecimiento de este tipo de cultivos. Por lo tanto, de momento tendremos que contentarnos con los resultados obtenidos en alimentos más pequeños.

Un segundo aspecto, es el coste de producción de los sistemas, pero también el de comercialización de los propios productos. Evidentemente, se trata de sistemas altamente tecnológicos, que requieren una supervisión diaria, así como un mantenimiento constante, lo que actualmente no es posible conseguir a bajo coste. En consecuencia, los elevados costes de implantación del sistema de cultivo se traducen en un coste superior a la base de mercado de la venta de los propios productos. La solución a este problema será sin duda la difusión a gran escala de estos sistemas, que con el tiempo permitirá abaratar los costes y comercializar los productos a precios casi competitivos.

Los retos son ambiciosos, pero las posibilidades son sin duda inmensas, y hasta la fecha podemos presumir de estudios exitosos que han confirmado las intuiciones iniciales de las empresas y centros de investigación que se han propuesto proceder a estas realizaciones innovadoras.

Explore our latest insights

sistema CAEs

CAEs: financia tus obras o rehabilitaciones y contribuye a una...

Como ya hemos hablado en alguna ocasión, el sistema de Certificados de Ahorro Energético (CAEs) h...

obligaciones de aportación al FNEE

Ya conocemos las obligaciones de aportación al FNEE en 2024

Tras el acuerdo provisional alcanzado por el Consejo y el Parlamento europeos sobre la propuesta ...

Las Ayudas Minimis

La Comisión Europea actualiza las Ayudas Minimis, aquí tienes ...

Hace muy poco se conocían novedades muy importantes al respecto de las ayudas de minimis y, compr...

CAEs importantes directiva claves

Novedades sobre la Directiva de eficiencia energética de edifi...

Hace un par de meses, en esta misma sección, os hablábamos de los CAEs y de la gran oportunidad q...