¿Por qué es importante que optimices los impuestos locales?

05-09-2022

Por mrubio

El peso que tienen los impuestos en la economía de las empresas de nuestro país es importante. Ya en 2018, un informe de la CEOE indicaba que las pymes tributaban casi el 47% de sus ingresos – un 6% más que la media europea. Y, durante la pandemia, la presión fiscal ha crecido dos puntos con respecto a 2019, pasando del 35,4% al 37,4%.

Partimos de la base de que pagar impuestos es una obligación y, además, un compromiso ético. De ello depende que todos los ciudadanos veamos satisfechas necesidades como la educación, la sanidad o las infraestructuras, entre otras. Sin embargo, las empresas tienen a su disposición herramientas como la optimización fiscal, que les permiten pagar sólo lo necesario.

Al final, tributar es un proceso muy complejo, con multitud de opciones que tienen un impacto económico distinto para las compañías. En este sentido, contar con un experto como Leyton que conozca todas las alternativas, en qué te benefician y en qué te perjudican, es clave para elegir la correcta y ahorrar.

🔷 ¿Qué impuestos locales debes pagar?

La gran mayoría de las empresas españolas, dependiendo de ciertas condiciones, deben pagar el Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE) y los impuestos locales IBI, ICIO e IIVTNU. A continuación, te explicamos en qué consiste cada uno de ellos:

  • Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI). El IBI grava el valor de los bienes inmuebles, ya sean considerados urbanos, rurales o de características especiales. Las normas catastrales regulan su valor, uso y naturaleza. Además, esta última depende de la catalogación del suelo que haya realizado la Dirección General del Catastro o sus condiciones técnicas en el caso de las características especiales. En todos los casos, quien debe pagar el tributo es el titular – persona natural, jurídica o entidad – y es cada ayuntamiento el que determina las fechas de pago.
  • Impuesto sobre construcciones, instalaciones y obras (ICIO). El ICIO grava la realización de cualquier construcción, instalación u obra dentro del término municipal, que requiera la expedición de una licencia de obras por parte de un ayuntamiento. Deben pagarlo los solicitantes de las licencias o los titulares de la obra, aunque no sean los propietarios del inmueble. Una vez más, los plazos de pago los regula cada ayuntamiento a través de sus ordenanzas fiscales.
  • Impuesto sobre el incremento de valor de los terrenos de naturaleza urbana (IIVTNU). Conocido como plusvalía municipal, es un impuesto directo que grava el incremento de valor experimentado por un terreno que se paga cuando la propiedad de este cambia de manos. En el caso de compraventas o permutas, debe pagarlo el vendedor, mientras que si se trata de herencias o donaciones será el beneficiario el encargado de abonarlo. Para calcular la base imponible se tiene en cuenta el valor catastral del suelo, no el de las construcciones que pueda haber en él.
  • Impuesto de Actividades Económicas (IAE). Es el más complejo y también se trata de un impuesto directo. En este caso grava el ejercicio de actividades económicas dentro de un término municipal, independientemente de que estas se ejerzan en un local concreto o se especifiquen en las tarifas del impuesto. Aplicable tanto a las personas físicas como jurídicas, su importe depende de la actividad económica y solo están obligados a pagarlo quienes hayan facturado 1 millón de euros o más en los dos años anteriores. Lo que sí es de obligado cumplimiento para todos es darse de alta utilizando los modelos de la Agencia Tributaria 036 o 037

🔷 ¿Cómo puedes optimizar tus impuestos locales?

¿Sabías que, recientemente, el Ministerio de Hacienda ha reformado el IIVITNU? ¿O que el IAE incluye un nuevo grupo de actividad? ¿O que la nueva Ley de la Vivienda puede facilitar que más de 220 municipios españoles incrementen el IBI? En Leyton, como expertos en fiscalidad, estamos atentos a todas las medidas que las entidades locales, provinciales y estatales van llevando a cabo y que afectan a tributos locales como los mencionados. De esta manera, podemos ayudarte a optimizarlos y ahorrar.

Asimismo, te acompañamos revisando los distintos impuestos locales. En el caso del IBI, realizamos un estudio de la valoración catastral según la normativa aplicable en tu municipio. Para el ICIO, estudiamos el presupuesto de ejecución de material y buscamos jurisprudencia aplicable, así como bonificaciones y/o reducciones del impuesto. Y, si hablamos del IIVTNU, además de investigar jurisprudencia que te respalde, realizamos un estudio del valor catastral del suelo y comprobamos el cálculo del incremento por los años de tenencia del inmueble.

🔷 Te acompañamos en la inspeccion del IAE

En el caso del IAE, no solo estudiamos y actualizamos los elementos tributarios que componen este impuesto para adaptarlo a tu actividad real y que no pagues más de lo debido, sino que, conocedores de que la rapidez marca la diferencia en las inspecciones – solo tienes 15 días hábiles para presentar alegaciones una vez recibida la notificación y el proceso de inspección dura 18 meses, prorrogable a 27 -, vamos más allá y te apoyamos a lo largo de todo el proceso.

Para ello, analizamos tu documentación y consultamos la jurisprudencia y la normativa municipal. También realizamos visitas o entrevistas con los responsables técnicos, cálculos e informes. Y, por supuesto, acompañamos al inspector tanto a la visita de la planta como a la oficina.

Las cifras nos avalan, el 70% de nuestros clientes ya optimizan sus impuestos y nuestra tasa de éxito en inspecciones del IAE es del 95%. Ahora es tu momento, encuentra el expertise que necesitas para optimizar tus impuestos locales y no pagar más de lo que realmente te corresponde. 

Pilar González Cruz