Más oportunidades para la Industria de la Automoción española este 2021.

Con la flexibilización de las medidas de confinamiento, la economía española comienza a dar señales de una incipiente recuperación.

JANUARY 18, 2021

12:00 AM

Por Montserrat Sanz

Con la flexibilización de las medidas de confinamiento, la economía española comienza a dar señales de una incipiente recuperación.

Los niveles de actividad en el 2020 tocaron fondo en abril y comenzaron a recuperarse en mayo, un proceso que se aceleró en junio, a medida que se aceleraban las medidas de “relajación”.

Se espera que la recuperación continúe en 2021, aunque sin alcanzar los niveles prepandémicos; sin embargo, los pronósticos actuales siguen sujetos a un grado de incertidumbre inusualmente alto.

Dado el impacto de COVID-19 en la economía española y las restricciones fiscales del país, la capacidad de acceder al Plan de Recuperación de la UE será fundamental para el impulso de dicha industria en España, junto con los programas de emergencia ya disponibles a nivel de la UE.

Las previsiones de la OCDE indican que España es uno de los países más afectados por COVID-19, pero sin embargo, sus medidas de estímulo fiscal son pequeñas en comparación con otros países, como el Reino Unido y Alemania. Por esta razón, la recuperación de España dependerá en gran medida del apoyo de los fondos de la UE.

Dada la naturaleza urgente de responder a las consecuencias económicas de la pandemia y el calendario de pagos del Plan Europeo de Recuperación, es fundamental que España acceda a otras iniciativas de financiación de la UE, ya puestas en marcha.

Sin embargo, la capacidad de aprovechar estas iniciativas de la UE, dependerá de la capacidad de España para gestionar la asignación de fondos que respondan a los objetivos de transición verde y digital de la UE. Si bien los datos muestran que la competitividad de la industria manufacturera española es relativamente fuerte, la productividad es menor que la de Alemania, Italia y Francia. Este bajo rendimiento es atribuible al capital humano y tecnológico, dos factores que las empresas españolas incluyen en sus balances en el activo intangible.

Estos desafíos podrían superarse mejor mediante la adopción de una tecnología más sólida y una política industrial coordinada por el gobierno español, en sinergia con la industria privada y agentes del ecosistema innovador. Aquí es donde encontramos grandes oportunidades para presentar proyectos colaborativos, con los que optar a subvenciones realmente beneficiosas para este Sector, como lo son el Plan de Impulso de la Cadena de Valor de Industria de la Automoción, y el Plan de Choque para la Ciencia y la Innovación.

La post-crisis del COVID-19 ha emergido la importancia de contar con una base científica y tecnológica sólida, por lo que la cadena de valor de la automoción deberá de optar por esta inminente transición.

Desde Leyton, aportamos soluciones específicas para las necesidades anteriormente planteadas, desde un punto de vista técnico como económico, ya sea a través de nuestro a equipo de expertos del Sector especializado en la gestión de subvenciones a nivel regional, nacional y europeo para fomentar la inversión productiva y proyectos de I+D+i, así como través de nuestra red de partners tecnológicos especializados en soluciones innovadoras para empresas manufactureras.

Nuestro autor

Montserrat Sanz

Partnership Developer

Insights relacionados