Un dron en la puerta de tu casa.

¿Conseguiremos así disminuir la contaminación y el tráfico en las grandes ciudades? Los drones son una de las invenciones más interesantes de los últimos tiempos.

SEPTEMBER 30, 2020

12:00 AM

Por Julia Ortiz

Los drones son una de las invenciones más interesantes de los últimos tiempos. Actualmente tienen una cantidad de utilidades que nos sorprenderían en múltiples sectores, desde la publicidad, topografía, minería, proyectos humanitarios, mensajería y otras áreas. En 1907 nace el primer dron del mundo, creado por los hermanos Bréguet, y aunque en ese momento necesitaba de 4 personas para estabilizarlo y en su primer vuelo apenas levantó dos palmos del suelo, no se imaginaban hasta donde llegaría tan solo unos años después.
En la década de los 60, gracias a los avances en la tecnología de transistores, los componentes para el control por radio se miniaturizaron y su coste se redujo a un precio razonable para los clientes. En ese momento los drones se conocían como simples aviones sin piloto controlados por radio, y su uso estaba destinado principalmente a la milicia. Pero en 2006 se reconoce el potencial de los drones no militares y se emiten los primeros permisos comerciales, abriendo una amplia gama de oportunidades para las empresas y profesionales que querían darle a los drones utilidades industriales.
A finales de 2013 Amazon mostraba que el sueño de crear un sistema de entrega basado en drones era factible gracias al dron que unos años antes lanzaba la compañía francesa Parrot, primer dron listo para volar que se podía controlar por WI-FI. Y 4 años más tarde una empresa islandesa, Flytrs, consigue lanzar una prueba que resultó ser exitosa. Pero es finalmente Wing, una empresa dentro de Alphabet (empresa madre de Google), la primera compañía de EEUU en entregar paquetería por aire mediante un ejército de drones después de que la Autoridad de Seguridad de Aviación Civil (CASA– siglas en inglés) concediera su licencia.
Tras año y medio de pruebas se entregaron con éxito 3.000 pedidos, y en 2019 la Administración Federal de Aviación permitió finalmente, no solo el uso comercial en Virginia, estado del sureste de EEUU, sino además vender productos como alimentos o medicamentos que finalmente serán entregados mediante aviones teledirigidos, drones. Wing expone que su objetivo es conseguir un impacto positivo tanto en la circulación de las grandes ciudades como en la liberación de aquella contaminación que es producida por los vehículos de reparto de mercancía.
Y aquí nace nuestro interés, ¿Es el dron un invento tecnológico que permitirá realmente liberar a las grandes ciudades como Madrid del tráfico y su contaminación?
En el intento de frenar la contaminación en Madrid ya hemos podido ver medidas como Madrid Central, una zona de bajas emisiones que entró en funcionamiento a finales de 2018 con la intención de disminuir el número de vehículos que circulaban por la zona centro de la ciudad dándole permiso tan solo a aquellos medios de transporte que contaran con el distintivo ambiental. Pues un día normal las empresas de transporte entregan de media entre 350.000 y 400.000 paquetes en Madrid y los municipios de su región. Más de 8.000 furgonetas y camiones de reparto de mercancía entran algunos días laborables en el área de acceso restringido de Madrid 360, según un estudio de la asociación de logística Citet.
A continuación, mostraremos los factores que mayor contaminación aportan a la ciudad de Madrid para así apreciar que es realmente un problema, desde hace muchos años, la cantidad de tráfico que inunda la capital cada día.


Y, aunque podamos ver una tendencia descendente en la gráfica hasta 2016, en los últimos años se ha mantenido en valores que rondan el 50% de las emisiones totales. Dentro del transporte rodado en Madrid encontramos una diferenciación entre turismos (79,1%), autobuses (15,3%), motocicletas (<1%), furgonetas (transporte ligero – 13,1%) y camiones (vehículos pesados – 2,7%).
En la siguiente gráfica se muestran los niveles de NO2 que suponen dichas fuentes de contaminación en la región más afectada de la ciudad.


A día de hoy, aeronaves no tripuladas son capaces de volar a 100km/h para entregar paquetes pequeños a domicilio, pero de momento los paquetes no pueden pesar más de kilo y medio. Por tanto, si el uso de drones para esta finalidad consiguiera realizar el 50% de los envíos en el centro de Madrid estaríamos hablando de un descenso del 7% de la contaminación que recibe Madrid cada día, que se traduce en cerca de 3 unidades de No2.
Pero para ello hemos de esperar a que siga progresando este mercado, pues tras el estreno de este servicio nacen problemas como la falta de regulación en términos de intimidad y la cantidad de protestas recibidas por el ruido que hacen aún estos aparatos. Aun así, nuevamente la tecnología se acerca a la vida a las personas para hacérsela más fácil y, además, dejando de ser una amenaza para nuestro planeta.
Iniciativas como esta permiten que mantengamos entornos sostenibles donde también los seres humanos podamos disfrutar de una vida plena, con mayor salud, sin tener que prescindir de avances tecnológicos como lo son la compra online.

Julia Ortiz, analista I+D+i

Insights relacionados