Tax Lease, la clave para financiar proyectos de I+D+i

03-05-2022

Por emartinezesparza

La innovación y el desarrollo tecnológico son, sin duda, cruciales para el crecimiento de un país: cuanto más innova, más crece su competitividad y más atractivo es para los inversores extranjeros.

En ese sentido, España se sitúa a la cola de la UE con respecto a la inversión en I+D+i. Aunque actualmente se encuentra en el 1,25%, hace aproximadamente 6 años la administración decidió poner en práctica una nueva herramienta de financiación con el objetivo de llegar al 2% del PIB: el Tax Lease.

El Tax Lease es una herramienta de financiación que permite a inversores privados y a empresas ajenas colaborar juntas para beneficiarse mutuamente. Es decir, favorece aquellas empresas inversoras que tienen la capacidad de apoyar económicamente la investigación, desarrollo e innovación de una idea, pero no tienen experiencia en ello y quieren reducir el pago del Impuesto de Sociedades; así como empresas con un proyecto de I+D+i, que tienen la capacidad técnica y los recursos para desarrollarlo, pero no tienen el dinero suficiente para financiarlo.

Por lo tanto, este método permite realizar una fusión en la que el inversor privado actúa como financiador del proyecto y la compañía de I+D+i facilita su experiencia y sus recursos para llevarlo a cabo. Las ventajas de esta colaboración, además de llevar a cabo el buen desarrollo del proyecto, son que el inversor pueda aplicar deducciones por las actividades de I+D+i de la empresa que financia y generar unas BINs (Bases Imponibles Negativas) no aprovechables por su fiscalidad, lo que le permite reducir el pago del impuesto de Sociedades. Además, también da la posibilidad a la compañía con I+D+i de tener el respaldo financiero, con el que en otra ocasión no contaría, para subvencionar parte del proyecto.

No obstante, para que los interesados puedan beneficiar de esta herramienta, ambos tienen que cumplir algunos requisitos:

El Inversor


Como hemos mencionado anteriormente, nos referimos a empresas que apoyan la inversión en I+D+i. En general, suelen ser compañías privadas que buscan invertir en proyectos sostenibles que permitan tener un impacto positivo en la sociedad. Pero para ello, las principales características que necesitan cumplir son, financiar proyectos 100% españoles (que deberían preferiblemente alinearse con su RSC), pagar impuestos de sociedades, así como poseer una política de SCR (Sociedad de Capital Riesgo). Con esto, el inversor consigue recibir una rentabilidad del 30% en la financiación de proyectos de I+D+i.

La empresa de I+D+i

En este caso, son empresas con capacidad técnica y recursos para desarrollar sus propios proyectos de I+D+i. Es decir que tienen la competencia de llevar a cabo proyectos innovadores que generan impacto social. Así pueden beneficiar de dicha financiación empresas de todos los sectores de actividad y tipologías (grandes empresas, PYMES, centros tecnológicos, fundaciones privadas y startups). No obstante, la única norma que tienen que seguir es que la entidad no debe pagar impuestos de sociedades.

En el caso de cumplir todos los requisitos, tanto el inversor como la empresa de I+D+i deben oficializar su alianza a través de una AIE (Agrupación de Interés Económico).

¿Ventajas del Tax Lease frente a la monetización?

La monetización, el proceso por el que, al entregar un bien o un servicio se recibe una contraprestación económica, es otra herramienta que podría recordar un poco al Tax Lease. No obstante, hay ciertas diferencias que son fundamentales a la hora de elegir cuál escoger.

Así es, la tradicional monetización de proyectos de I+D+i conlleva una serie de gastos, como el de la consultora y la certificadora, que puede llegar a suponer aproximadamente un 30% de la deducción generada. En el caso del Tax Lease, estos están directamente financiados por el inversor del proyecto, por lo que no habría coste extra.

Otra ventaja que se puede observar al utilizar el Tax Lease está relacionada con el marco temporal. Mientras que la monetización repercute en la empresa al año y medio, el Tax Lease permite a las dos entidades interesadas recibir una parte del ingreso a la finalización del proyecto y la otra durante los próximos 4 meses.

En definitiva, el Tax Lease es una herramienta que ofrece una solución a entidades que desean lanzarse en proyectos de I+D+i y que no podrían hacerlo de manera individual. Desde Leyton, nuestro rol es ofrecer un acompañamiento personalizado que permite tanto a inversores, como a empresas encontrar la colaboración más óptima según su tipo de negocio. De tal manera, potenciamos los incentivos de I+D+i en aquellos inversores o compañías que tienen numerosos proyectos pero que no tienen la posibilidad de recibir financiación o viceversa.

Elena Martínez-Esparza Ordóñez

Directora Marketing & Comunicación Iberia