Robótica aplicada a la cirugía.

MARCH 2, 2021

12:00 AM

Por Julia Ortiz

Se entiende por robot toda máquina automática programable capaz de llevar a cabo determinadas tareas de manera autónoma, siendo habitual que esté dotado de sensores que le permitan adaptarse a diferentes situaciones. La robótica engloba aquellas técnicas que se utilicen para su diseño y construcción.

Para situarnos en los inicios de la robótica como la conocemos hoy, nos remontamos en el siglo XV, cuando el polímata italiano Leonardo da Vinci diseñó el primer robot humanoide con forma de guerrero medieval y cuya armadura servía para cubrir sus engranajes.

Ilustración 1. Robot de Humanoide de Leonardo da Vinci

Las notas que aparecen en la imagen anterior aparecieron en bocetos de autor algunos años antes de 1950. Fue entonces cuando se construyó un robot basado fielmente en dichas notas y se demostró que funcionaba tal y como Leonardo da Vinci lo diseñó.

A pesar de no contar con los medios y la tecnología que hubieran hecho posible su fabricación, la robótica ya estaba cogiendo forma muchos siglos antes de que se llevaran a cabo fabricaciones como las que se pueden ver a día de hoy.

Poco tiempo después, se construyó en Inglaterra el primer sistema móvil denominado robot que tenía la función de seguir un haz de luz. En 1968, en Estados Unidos se presenta un robot que podía desplazarse por sí solo, para ello contaba con sensores táctiles y una cámara de visión.

Y no es hasta las dos siguientes décadas que empiezan a surgir los robots con cualidades humanas, brazos robóticos, sensores de proximidad, capacidad de orientación en el plano, cámara e imagen en estéreo.

Aún a día de hoy, no hay un consenso sobre qué máquinas pueden ser consideradas robots, debido al alcance de esta tecnología en cuanto a la gran diversidad de usos que tiene. El término robot va asociado a máquinas que llevan a cabo tareas que antes estaban reservadas para los humanos, desde la manipulación del entorno, la muestra de comportamientos inteligentes e incluso comportamientos que directamente imitan a seres vivos.

Y es que, desde aquel guerrero con armadura animado, cuya intencionalidad es deducida por ciertas fuentes como la de animar las fiestas de nobles y personas de la alta sociedad, la tecnología ha evolucionado hasta tal punto que ha permitido crear herramientas capaces de asistir con éxito cirugías de gran envergadura. Son cientos de robots los que han sido utilizados en varios países del mundo. En los últimos veinte años se han contabilizado más de 250.000 operaciones.

La neurocirugía y la traumatología fueron las primeras especialidades quirúrgicas donde se utilizaron robots. En neurocirugía, los robots fueron aplicados en aquellas intervenciones que requieren una localización anatómica exacta, mejor visualización del campo operatorio, destrezas y precisión en las maniobras. En 1985, un robot industrial modificado fue utilizado como guía a través de un haz de rayos láser en la cirugía del cerebro.

En traumatología y ortopedia, se ha desarrollado un robot para asistir a los cirujanos en la colocación de prótesis de cadera, de manera que el hueso es seccionado para la posterior colocación de la prótesis con una precisión diez veces mayor que con la técnica manual.

En julio de 2020 los traumatólogos del Clínico San Carlos se convirtieron en el primer hospital público de España en realizar una intervención con la ayuda de un brazo robótico, diseñado para asistir al cirujano en la fijación de tornillos en la columna vertebral de un paciente, con una precisión superior al 99 por ciento. Desde entonces, el hospital continuó realizando regularmente intervenciones de columna mediante cirugía robótica, y a finales del mismo año se consiguió con éxito implantar dos prótesis totales de rodilla con la asistencia de un robot.

Según el jefe de la Unidad De Rodilla Del Hospital San Carlos, una de las principales novedades de esta intervención con cirugía robótica es la gran precisión del robot que asiste al cirujano para colocar la prótesis y ajustarla perfectamente a la estructura anatómica de cada paciente, lo que acerca este tipo de intervenciones a una cirugía personalizada según las necesidades de cada persona. Esto es debido a que con este sistema robotizado “se obtiene mayor precisión y exactitud en la técnica quirúrgica, lo que permite tomar las referencias anatómicas de cada paciente y poner la prótesis de acuerdo con estas referencias en la posición perfecta. De esta manera minimizamos las complicaciones postoperatorias de los pacientes y conseguimos ajustar perfectamente la prótesis a la anatomía de cada persona”, añade el cirujano ortopédico y traumatólogo del Hospital Clínico San Carlos, Rodrigo García Crespo.

Tomar la tecnología como un fiel aliado para tareas que favorecen la mejora del mundo y la vida de las personas resulta el objetivo más firme de la humanidad en el punto en el que nos encontramos, que a diario vivimos rodeados de robots y máquinas que llevan a cabo múltiples tareas por nosotros. Tanto es así, que para favorecer este tipo de proyectos el Parlamento Europeo aprobó en 2017 que la Comisión Europea empezara a estudiar leyes que determinen los límites de una tecnología tan potente como es la robótica.

Nuestro autor

Julia Ortiz

Insights relacionados