Tecnología 5G y COVID 19: ¿Qué nos depara en 2021?

La Cuarta Revolución Industrial y el desarrollo de las tecnologías más disruptivas a nivel global como el 5G y la IA, se han visto acompañadas por una invitada inesperada (y catastrófica): una pandemia mundial que ha venido a cambiar aún más nuestro mundo y nuestra forma de vivir, trabajar y concebir las nuevas tecnologías.

OCTOBER 30, 2020

12:00 AM

Por Daniela Espinoza

Si ya creíamos que nada podía frenar la carrera tecnológica mundial, lo cierto es que la COVID 19 ha irrumpido en nuestras vidas y ha trastocado de golpe, y de lleno, el curso de las cosas tal y como se estaban desarrollando hace apenas unos meses.

Por un lado, la COVID 19 ha supuesto un avance en digitalización sin precedentes en el mundo occidental (6 años hemos avanzado, según los expertos) y un enorme impulso a los proyectos de innovación desde todos los Estados e instancias internacionales. Las medidas adoptadas por la UE y los fondos negociados a tal efecto, son la prueba viviente de que, para sobrevivir a esta pandemia, la tecnología y la I+D+i son la clave.

A efectos de supervivencia, y como respuesta a algo tan insólito como vivir confinados, hemos cambiado de golpe; o acelerado al máximo, según cómo se mire, nuevos modelos de trabajo (teletrabajo, optimización de turnos y espacios físicos, nuevas formas de conciliación, deslocalización, ciberseguridad etc.) y de desarrollo tecnológico.

Asimismo, nuestro consumo ha dado un vuelco, y la tecnología ha sido nuestra mejor aliada para ayudar a sobrevivir la innovación y las creaciones humanas más intangibles y sofisticadas. Pese a ello, nuestra vida más tangible y los negocios más clásicos se han visto truncados y sometidos a una crisis económica y a un cambio de modelo financiero sin precedentes también, y de muy difícil solución a corto plazo.

Pero, por otro lado, no olvidemos que esta pandemia mundial también ha supuesto un frenazo  en el mundo tecnológico más avanzado, como es el caso del desarrollo del 5G en el mundo, tal y como habían previsto las Organizaciones Internacionales, los Estados y las Grandes multinacionales.

Incluso algunas mentes especulativas, han llegado a relacionar ambos acontecimientos, 5G y COVID, en un intento de conseguir algún tipo de explicación a un acontecimiento tan traumático para la población del siglo XXI. 

El 5G en España tras el impacto de la pandemia

A modo de recapitulación, debemos recordad que el 5G es la clave tecnológica del siglo XXI para poder desarrollar de una forma más efectiva y real, las tecnologías emergentes más necesarias y disruptivas como la IA.

El paso definitivo del 4G al 5G supondrá el desarrollo real del Internet de las Cosas – IoT – y por ello ha supuesto la mayor lucha geopolítica a nivel global desde la Guerra fría. El 5G es la tecnología necesaria para gestionar, comprender y procesar “los datos” de forma masiva,y quien más consiga desarrollar las infraestructuras 5G, más avanzará en el liderazgo tecnológico de forma transversal. 

En España, no nos hemos quedado atrás en cuanto a promover el desarrollo del 5G lo más rápido posible. De hecho, somos uno de los países mejor posicionados de la UE en este ámbito, con una gran infraestructura de redes y fibra óptica, y con más estrategias públicas y pruebas de concepto desarrolladas.

El liderazgo y reposicionamiento de Telefónica, Vodafone y MásMóvil en el despliegue del 5G, más la predisposición de España a trabajar con Huawei (la tecnología 5G más avanzada y asequible), confirmaron en su día que nuestro país tendría 5G de forma estandarizada en el año 2021 (comercialización).

No obstante, la pandemia ha provocado un retraso significativo en el despliegue de las redes 5G, que para cumplir con las expectativas anunciadas, España debería haber encendido dichas redes, al menos en parte, en la primera mitad de 2020.

Este retraso supone que sea realmente difícil, y así lo dicen la mayoría de los expertos, que el 2021 sea el año definitivo en el que la tecnología 5G llegue a nuestras vidas de forma generalizada.

Un retraso que, dicho sea de paso, no ha beneficiado ni a EEUU ni a la UE en comparación con los recientes avances de China al respecto.  La COVID ha supuesto un nuevo desequilibrio en la carrera tecnológica del 5G entre China y EEUU, generando aún más incertidumbre a nivel global, y provocando que sea realmente complejo prever de forma acertada el desarrollo efectivo del 5G en la UE, y por tanto en España, de aquí a finales del año 2021.

Pese a todo, lo que sí sabemos es que el 5G es clave para nuestro futuro y una necesaria apuesta por la innovación para superar la crisis financiera actual y futura, y que no hay marcha atrás posible.

Recuperar el tiempo perdido no solo va a depender del desarrollo de la pandemia, sino también de nuestra capacidad como Estado para invertir en una aceleración del despliegue 5G, y priorizar su estandarización para que el 2021, no se convierta en un año vacío, y no perdamos nuestra posición ni nuevas oportunidades.

Insights relacionados